El Deportivo Cali empezó con pie derecho su participación en la Copa Sudamericana. En partido disputado en la noche del cuatro de abril, en condición de local, logró una victoria que lo deja con posibilidades de avanzar a la siguiente fase del torneo continental.

El marcador demuestra la pobreza en ataque que padece el onceno dirigido por el estratega argentino Lucas Pusineri, que no encuentra su forma en Liga y que a pesar de los cambios que ha tenido que hacer por las constantes lesiones y sanciones de algunos jugadores, no ha podido consolidar una nómina fuerte y contundente que deleite la retina del hincha azucarero.

La afluencia de público fue poca en una noche fría, tan fría como el ímpetu del local que tan solo en los primeros minutos de la primera mitad mostró ese ímpetu, pero que rápidamente se fue apagando y disminuyendo por el orden mostrado por el cuadro Guaraní que transcurridos los veinte minutos de juego se acercó con algo de peligro al arco defendido por Camilo Vargas.

El onceno azucarero para el partido tuvo cambios en su once inicial y salto al campo del coloso de Rozo con 01. Camilo Vargas; 20. Juan Camilo Ángulo, 04. Danny Rosero, 02. Richard Rentaría, 27. Darwin Andrade; 16. Christian Rivera, 26. Juan Caicedo, 21. Kevin Velasco, 13. Didier Delgado, 07. Jhon Mosquera y 09. Juan Dinneno. El juvenil Kevin Velasco logro la única anotación del partido al minuto cuarenta y cuatro de la primera etapa.

Por su parte el Guaraní no mostró mucho en la cancha, y se suman las tres expulsiones que tuvo a lo largo del encuentro, la primera al minuto cincuenta y seis, donde el volante uruguayo Rodrigo Fernández recibe roja directa después de una fuerte entrada sobre el delantero caleño, Dinneno y al finalizar el encuentro se produjeron las otras dos por exageradas y alevosas discusiones de Luis de la Cruz y Claudio Aquino.

Preocupan las lesiones musculares en el cuadro verde y blanco, ya son varios los jugadores que se encuentran en medio de algodones y esto evidencia varias falencias en la manera de entrenarse por parte de los jugadores o de una mala planificación por parte del cuerpo técnico que ha llevado al máximo a varios jugadores, ocasionando sobre cargas y fatigas musculares que en  situaciones de competencia y alta exigencia terminan resentidos o lesionados.

Esperemos que el Deportivo Cali pueda consolidar un once titular fuerte de experiencia y a la altura de lo que un equipo como este, que hace mucho no entrega alegría a su sufrida hinchada.

Camilo Cuellar Guerrero – Periodista – Economista – MBA Mercadeo