Es un partido diferente. En cualquier lugar del mundo, un clásico es diferente. Tiene un tinte especial, una magia para el que lo vive, una gran responsabilidad para el que lo juega. La obligación es y será la misma siempre: ganar.

Hoy disputaremos un nuevo clásico, enfrentando a nuestro rival de patio, en condición de visitante. El honor de portar esta camiseta, se verá reflejado en cada uno de los escarlatas que están convocados para esta cita.

Debemos ganar, no solo por la situación actual en la tabla de clasificación, sino porque es un clásico y como una famosa frase lo dice ‘los clásicos no se juegan, se ganan’.

Saldremos por los tres puntos, con la absoluta convicción de conseguirlos, por el trabajo de la semana, por nuestra hinchada, por el respeto a este escudo y a la camiseta.

Sobre las 6:00 p.m. rodará el balón, en una nueva edición del clásico vallecaucano, con novedades en la convocatoria. Héctor Quiñones, reaparece para este partido, tras sufrir una lesión que lo alejó de las canchas por más de 5 fechas y tras la acumulación de amarillas de Pablo Armero, en el partido pasado frente a Independiente Medellín.

Igualmente, reaparece Yesus Cabrera quien cumplió las fechas de sanción por acumulación de tarjetas amarillas y por el incidente ante Envigado.

La clasificación sigue siendo nuestro objetivo principal y para eso, debemos sumar 3 puntos que nos permitan seguir soñando con estar dentro de los mejores ocho del país.

Tomado de www.americadecali.co