El América, en partido disputado el sábado, alcanzó un valioso empate ante el Bucaramanga en condición de visita, lo que le permite seguir en el grupo de los ocho y pensar en afianzarse entre los cuatro primeros para así escoger su rival en la fase final de la Liga Águila I-2019.

Fué un partido en el que la defensa americana sufrió los ataques del elenco canario liderado por Sherman Cárdenas, el cuadro rojo pudo rescatar un empate gracias a la falta de puntería de los delanteros locales y al orden que mostró en su cuarteto posterior. El encuentro fue soso y aburrido y, en gran parte de los pasajes, ambos cuadros se vieron sin ideas.

En América se notaron las ausencias de jugadores como Marlon Torres, Julián Guevara y Misael Riascos, habituales titulares, y pilares del onceno del “Pecoso” Castro.

Los cambios en el once inicial no dieron la talla y por momentos el cuadro rojo, se vio desorientado y descoordinado, sobre todo en el medio campo, donde no se tuvo un buen rendimiento y sobre todo pesó la falta de generación de oportunidades en las primeras de cambio.

Ya en el segundo tiempo, se notó el cambio de actitud y América fue más frontal y decidido en la búsqueda del triunfo, sin embargo, en el minuto 55, tras una mala recepción del balón, Aristeguieta  fue al piso y arrolló a un defensa rival. El juez central le mostró tarjeta amarilla, que ya era la segunda, pues fue amonestado en el minuto 27 por protestar.

A partir de ese momento Bucaramanga, aprovechó la superioridad numérica y buscó vencer la valla defendida por Cadavid, que respondió bien y evitó en tres oportunidades que se rompiera el celofán.

Queda en la memoria del hincha, un América ordenado, disciplinado y que a pesar de no contar con su columna vertebral completa, siempre sale a proponer. Queda también, un mal arbitraje, que incidió en el resultado, y que no fue equitativo, que dejó pegar y que por momentos se mostró muy localista.

Esperemos que América siga prendido en los ocho y que busque los primeros lugares para hacer valer su gran temporada.

Camilo Cuellar GuerreroEconomista – MBA Mercadeo