El onceno azucarero en la tarde noche del domingo, ganó en casa frente a un deslucido Cúcuta Deportivo, que poco o nada hizo por no perder.

El cuadro verdiblanco no ganaba desde el 7 de marzo, cuando superó 3-0 a Patriotas. Desde entonces, perdió con Pasto y con América; empató con Nacional y cayó nuevamente frente a Alianza Petrolera en la fecha anterior.

El triunfo azucarero conto con las anotaciones de Juan Dineno y Feiver Mercado que de penal, selló un gran triunfo, que le permite soñar con la clasificación a los cuadrangulares finales de la Liga Águila 1- 2019.

El Deportivo Cali, desde los primero minutos mostró ganas y empuje, por momentos fue desordenado, algo que lo ha caracterizado durante estas doce primeras fechas del rentado, pero que si bien es cierto, le ha permitido obtener buenos resultados.

El ímpetu le permitió generar una opción clarísima de gol que no fue convalidada por el juez central y mucho menos por el auxiliar de occidental, que se encontraba muy mal ubicado. Gracias a la posterior revisión a través de la televisión, se evidenció que fue un claro gol del onceno dirigido por el argentino Lucas Puscineri.

El Cali, no bajo nunca los brazos y en los primeros minutos del segundo tiempo logró romper el arco del Cúcuta con certero cabezazo, claro con alguna complicidad del defensa rojo negro que no tuvo un buen rechazo. El segundo fue obra de Feiver Mercado que construyó una jugada de penal y él mismo la finiquitó con certero remata al costado derecho del arco Cucuteño.

Queda entonces el Cali dentro de los ocho, con veinte puntos, pero preocupa la falta de orden, que a la postre es lo que no le ha permitido obtener mejores resultados en este primer torneo del año 2019.

Preocupa el bajo nivel mostrado por la terna arbitral, muy mal ubicados, por ratos parecían desorientados, distraídos y lo peor desconociendo las reglas básicas del fútbol. 

Camilo Cuellar GuerreroEconomista – MBA Mercadeo