“Me gusta mucho tener la posibilidad de trabajar con el papel porque mi imaginación sale a volar. Yo pillaba a los policías con armas, e intentaba todo el día hacer una en papel pero no lo lograba. La primera vez que aprendí a hacer un arma de papel fue cuando mi tío cayó preso, y la vez que lo fui a visitar me enseñó a hacer el primer diseño. Cuando nos descubrieron en el colegio, el profesor Astaiza lo tomó como una obra de arte, y nos invitó a aprender más para poder enseñarle a otros” expresó Yeison Camilo Franco, estudiante de grado 8-2° de la IEO Carlos Holguin Mallarino, sede Niño Jesús de Atocha, durante la exposición del proyecto “Convivencia sana, vida bacana” en la carpa Mi Comunidad es Escuela que tuvo presencia en la Feria Internacional del Libro.

“Cuando encontramos a los estudiantes de grado 7° y 8° con armas de papel, nadie quería a hablar al respecto. Entonces les dije, no se preocupen, vamos a hacer un círculo restaurativo y desde la convivencia vamos a conversar sobre quién las hace y cómo las aprendieron a hacer. Antes en la IEO dialogábamos, excluíamos y echábamos, ahora estamos en un proceso de transición hacia el diálogo, la escucha y la conciliación. Cuando trabajamos con los pelados, lo primero que les dije es si ustedes hacen esto, se deben medir a hacer un taller para niños de preescolar y primero para enseñarles otras figuras en papel. Entonces comenzamos a pedir hojas de papel, a mostrar esta experiencia de forma positiva, no desde el punto de vista punitivo”, explicó Carlos Alberto Astaiza, docente de ciencias sociales, filosofía y democracia de la institución.

Es así como la Institución Educativa Carlos Holguín Mallarino se ha apropiado de esta experiencia, incorporándola al Proyecto de Educación para la Sexualidad y la Construcción de Ciudadanía – PESCC, que además cuenta con el apoyo de los mediadores institucionales del Comité Escolar de Convivencia – CECO. Planteando como premisa hacer uso del origami para cambiar armas reales por armas de papel, que permitan empezar un proceso de desarme de corazones. La institución ve este proyecto como un espacio para trabajar sobre la violencia escolar y familiar, valorando la importancia de la creatividad, habilidad y destreza de los estudiantes, y aplicando estrategias educativas que ayuden a motivar el aprendizaje.

“Todo empezó porque se perdió un cuaderno en un salón y descubrimos que con esas hojas estaban haciendo una cantidad de armamento, la única diferencia es que era un armamento de papel. Estas armas las vendían por $1.000 o $2.000 en la institución. Así que empezamos a trabajar con los estudiantes en la mesa de restauración de derechos del comité de convivencia. Descubrimos que aprendían nuevas figuras en Youtube, y nos enfocamos en preguntarles si ellos podrían aprender y enseñarle a los estudiantes otras figuras en origami. Estamos inmersos en un proyecto muy bonito, porque poco a poco estamos cambiando la mentalidad de los muchachos, estamos tratando de cambiar su entorno, trabajar en su proyecto de vida y potenciar toda su creatividad, porque ellos simplemente a cálculo y ojo logran a hacer estas figuras” argumentó Enith Cristina Mosquera, coordinadora de la sede Niño Jesús de Atocha.

Al principio, los estudiantes construyeron cuchillos, metralletas, armas de largo alcance, armas de videojuego, entre otras; ya para la Feria del Libro ampliaron su exposición con estrellas ninjas, garras de Wolverine, gorras, corbata, gafas y hasta un bus articulado del  MIO. Durante esta jornada también participaron algunos mediadores institucionales, como Dayana Mina, estudiante de 8-1°, quien está en contra de la violencia y del maltrato, por lo que participa en el círculo de conciliación, espacio donde trabajan con los estudiantes a través de juegos y dinámicas sobre el respeto, en donde también tienen la ayuda de la psicóloga institucional.

Gracias a la participación de cada uno de estos actores educativos, se ha logrado posicionar al proyecto “Convivencia sana, vida bacana” como una experiencia significativa alineada al horizonte institucional y como una iniciativa con muchas posibilidades de crecimiento y trabajo junto a los estudiantes.

Tomado de www.cali.gov.co