En el mismo orden que las empanadas vallunas, los aborrajados vallunos se consumen en cualquier momento del día. Su receta es muy fácil y económica. Ya que con un plátano, un huevo, harina y un poco de queso blanco, solo nos hacen falta unos minutos en la sartén para dejar listo uno de los aperitivos más típicos de la cocina caleña.

Quizas es un plato típico de Cali algo menos extendido y no es tan fácil encontrarlo en los restaurantes y panaderías. Pero merece la pena buscarlo, cuando encuentras un restaurante que te lo sirva crocante por fuera y con el queso derretido por dentro, se han ganado un cliente fijo.