Gárgola y Quimera: magistral obra teatral en contra del bullying, llega al Festival Internacional de Teatro de Cali

Nico y Teo, dos hermanos gemelos que viven en un mundo resplandeciente, sometieron a todo tipo de maltratos a Gárgola y Quimera, dos hermanitas que toda su vida habían vivido en cavernas y que se convirtieron en víctimas de ellos quienes la catalogaban como feas.

Ellas llegaron al mundo de neón en que vivían los gemelos en búsqueda de su padre -que se había perdido en medio del destello de las luces- pero su intención no era invadir y mucho menos importunar a los humanos con su aspecto monstruoso, sino traer de regreso a quien les había dado la vida y el bienestar en el inframundo donde nacieron.

Los gemelos se burlaban, les pegaban, las maltrataban y les decían palabras ofensivas; mientras ellas soportaban sin protestar porque no entendían qué habían hecho para ser tratadas de esa manera. Al final, ellas encontraron a su padre, se liberaron de sus captores y regresaron a sus cuevas a continuar viviendo en la tranquilidad y la armonía a que estaban acostumbradas.

La historia fue recreada magistralmente por la Fundación de Títeres y Teatro La Libélula Dorada, de Bogotá, dentro de la programación del Festival Internacional de Teatro Cali 2018, adscrito a la Temporada de Festivales de Cali que promueve la administración del alcalde Maurice Armitage.

Según Iván Darío Álvarez, codirector y cofundador del grupo, la obra ‘Gárgola y Quimera’ presentada en el Teatro del Presagio de Cali, es uno de los últimos trabajos con los que se hicieron merecedores a becas del Ministerio de Cultura y del Instituto de las Artes de Bogotá y es la primera vez que participan en Cali en un festival de teatro.

“El mensaje que queremos llevar a los niños que ven la obra es que acepten a los demás como son, no perseguir ni maltratar al que es distinto a ellos ya que todos somos seres vivos que merecemos respeto”, comentó Iván Darío, quien comparte escenario con Nayra, Angie, Luis, César y David, en medio de un juego de luces y sonido que involucran al público y lo llevan de la oscuridad a la luz y lo devuelven de la penumbra al éxtasis.

“Me dio mucho pesar con los monstruos. Ellos no tienen la culpa de ser feos, ellos nacieron así y para sus papás son lindos. A mi también me parecieron muy lindos, Los feos son esos gemelos patanes. Ni que ellos fueran muy lindos. Uno no debe tratar mal a nadie ni burlarse de los demás porque uno no es perfecto y la gente hay que respetarla”, manifestó Valeria, una niña de 8 años.

Para Reynel Osorio, director de la compañía teatral Castillo Sol y Luna, los mensajes que traen las obras se quedan para siempre. Este Festival -dice- es un espacio muy importante porque un pueblo sin arte es un pueblo sin cultura, y este espacio reúne artistas y convoca al pueblo a recrearse espiritualmente. Y calificó como un acierto de la Alcaldía de Cali y su Secretaría de Cultura, el haber asumido las tres versiones que van del Festival de Teatro, porque se benefician los grupos de teatro de la ciudad e igualmente, las 10 agrupaciones nacionales y las seis internacionales que participan este año.

La directora del Festival Internacional de Teatro Cali 2018, Adriana Bermúdez, destacó la masiva asistencia de público en todos los escenarios, pese a que se realizó durante un fin de semana festivo y con receso escolar, lo cual demuestra que el arte y la cultura en Cali cada día ganan más espacio.

Tomado de www.cali.gov.co